FANDOM


Jirafa
Jirafa wiki
Información:
Nombre Jirafa
Ecosistema Sabanas
Longevidad 20-25 años
Ecozona Etiópica
Taxonomía:
Dominio Eukaryota
Reino Animalia
Filo Chordata
Clase Mammalia
Orden Artiodactyla
Familia Giraffidae
Género Giraffa
Especie Giraffa camelopardalis
Subespecie

La jirafa (Giraffa camelopardalis) es una especie de mamífero artiodáctilo de la familia Giraffidae propio de África. Es la más alta de todas las especies vivientes de animales terrestres. La cima de la cabeza puede llegar a encontrarse a 5,8 m de altura y puede pesar de 750 kg hasta 1,6 toneladas.

La jirafa está emparentada con cérvidos y bóvidos, pero pertenece a otra familia, los jiráfidos (Giraffidae), que comprende únicamente a la jirafa y su pariente más cercano, el Okapi.

Julio César introdujo la primera jirafa en Europa traída de su campañas en Asia menor y Egipto donde conoció a Cleopatra. Sin tener claro qué animal era, los romanos la bautizaron cameleopardo, un cruce entre camello y leopardo, convirtiéndose en el nombre científico que se utiliza hasta hoy.

La jirafa normalmente habita en Sabanas o en espacios abiertos. Sin embargo, cuando el alimento escasea, es capaz de adentrarse en áreas con densa vegetación. Las jirafas prefieren las áreas de acacias en crecimiento. Pueden beber grandes cantidades de agua cuando está disponible, lo que les permite sobrevivir a grandes períodos secos en tierras áridas.

Etimología

El nombre de «jirafa» tiene sus orígenes más antiguos conocidos en la palabra árabe zarafa (زرافة), y posiblemente de alguna lengua africana. El nombre se traduce como «caminante rápido». La palabra árabe se derivó posiblemente de geri, el nombre somalí del animal. La forma italiana, giraffa, surgió en la década de 1590. Hubo varios deletreos diferentes en inglés medio, como jarraf, ziraph, y gerfauntz. La forma del inglés moderno, giraffe se desarrolló en torno a 1600 desde el francés girafe. El nombre específico de la especie, camelopardalis, viene del latín.

Otros nombres africanos para la jirafa incluyen Kameelperd (afrikáans), ekorii (Ateso), kanyiet (elgon), nduida (gikuyu), tiga (kalenjin y luo), ndwiya (kamba), nudululu (kihehe), ntegha (kinyaturu), ondere (lugbara), etiika (luhya), kuri (ma'di), oloodo-kirragata o olchangito-oodo (masái), lenywa (meru), hori (pare), lment (samburu) y twiga (swahili y otros) en el este; y tutwa (lozi), nthutlwa (shangaan), indlulamitsi (siswati), thutlwa (sotho), thuda (venda) y ndlulamithi (zulú) en el sur.

Origen y evolución

Climacoceras

Climacocera

La jirafa es una de las dos especies vivas de la familia Giraffidae, junto con el okapi. La familia fue muy amplia, con numerosas especies. Las jirafas evolucionan de un gran mamífero ramoneador, de unos 3 metros y con aspecto de antílope que vivió en Europa y Asia hace entre 30 y 50 millones de años.

El jiráfido conocido más antiguo es el Climacoceras, parecido al ciervo, con unos cuernos como los de la jirafa. Aparición a principios del Mioceno. Ejemplos tardíos incluyen los géneros Palaeotragus y Samotherium, del Mioceno inferior al medio. Ambos eran de considerable altura en la cruz, habían desarrollado una cornamenta simple y no ramificada como las jirafas modernas, pero aún tenían el cuello relativamente corto.

Características

Anatomía y morfología

Las jirafas adultas pueden alcanzar una altura de 5–6 m; los machos adultos son más grandes que las hembras. El macho adulto tiene un peso promedio de 1192 kg, y la hembra un promedio de 828 kg. A pesar de su largo cuello y largas piernas, el cuerpo es relativamente corto. Los ojos, situados en ambos lados de la cabeza, son grandes y saltones y le dan una buena visión integral desde su gran altura. Puede distinguir colores y sus sentidos del oído y olor también son agudos. Para protegerse contra las tormentas de arena y las hormigas, puede cerrar sus orificios nasales musculares. El labio superior también es prensil y es utilizada durante la recolección de follaje. Los labios, la lengua y el interior de la boca son cubiertos de papilas que dan protección contra las espinas.

Jirafa 11
El pelaje tiene parches o manchas oscuras (que pueden ser de color naranja, castaño, marrón o casi negro) separados por pelo claro (generalmente de color blanco o crema). Los machos se vuelven más oscuros a medida que envejecen. El patrón del pelaje sirve como camuflaje, ya que se integre con los patrones de luz y sombra de los bosques de sabana. La piel debajo de las manchas oscuras son sitios para sistemas complejos de vasos sanguíneos y grandes glándulas sudoríparas, y pueden servir como ventanas para la termorregulación. La piel de una jirafa es mayormente gris. También es gruesa y permite desplazarse por bosques de arbustos espinosos sin lastimarse. El pelaje puede servir como una defensa química, dado que los repelentes de parásitos que contiene dan al animal un olor característico. El pelaje contiene por lo menos 11 productos químicos aromáticos, aunque indol y 3-metilindol son responsables de la mayor parte del olor. Como las machos tienen un olor más fuerte que las hembras, es posible que el olor también tenga una función sexual. A lo largo del cuello tiene una melena de pelos cortos y erectos. La cola mide un metro y termina en un largo mechón de pelo oscuro que sirve como defensa contra los insectos.

Cráneo y osiconos

Ambos sexos tienen osiconos, estructuras prominentes que se parecen a cuernos; se forman a partir de cartílago osificado, y son cubiertos de piel y fusionados con el cráneo en los huesos parietales. Como son vasculares, los osiconos pueden tener algún papel en la termorregulación, y también se utilizan en los duelos entre los machos. La apariencia de los osiconos permite distinguir el sexo o la edad de una jirafa: los osiconos de las hembras y los jóvenes son delgados y tienen un pequeño penacho de pelo en la parte superior, mientras que los osiconos de los machos adultos terminan en perillas y tienden a ser calvos en la parte superior. Una protuberancia mediana, más acentuada en los machos, emerge de la parte delantera del cráneo. Los machos desarrollan depósitos de calcio que forman protuberancias en el cráneo a medida que envejecen. Cuenta con múltiples senos craneales lo que resulta en un cráneo más ligero. Sin embargo, los cráneos de los machos se vuelven más pesados y más parecido a un palo de golf cuando envejecen, lo que les ayuda a ser más dominantes en el combate. La mandíbula superior tiene un paladar ranurado y carece de dientes frontales. Los molares tienen una superficie rugosa.

Patas, locomoción y postura

Las patas delanteras y traseras de una jirafa tienen aproximadamente la misma longitud. El radio y cúbito de las patas delanteras están articulados por el carpo que funciona como una rodilla, aunque es estructuralmente equivalente a la muñeca humana. El pie tiene un diámetro de 30 cm, y el casco es 15 cm de alto en los machos y 10 cm en las hembras. La parte trasera de los cascos es baja y el espolón se encuentra cerca del suelo, lo que permite que el pie soporta el peso del animal. Carece de glándulas interdigitales. La pelvis, aunque es relativamente corta, tiene un ilion extendido en los extremos superiores.

Jirafa 12
Solo tiene dos andaduras: caminar y galopar. Caminar se hace moviendo las piernas simultáneamente en un lado del cuerpo, y a continuación hacer lo mismo en el otro lado. Al galope, las patas traseras se mueven alrededor de las patas delanteras antes de que los últimos se mueven adelante, y mantiene la cola acurrucada. Mientras galopeando, depende de los movimientos hacia delante y hacia atrás de la cabeza y del cuello para mantener el equilibrio y contrarrestar el impulso. Puede alcanzar una velocidad máxima de hasta 60 km/h sobre distancias cortas, y puede sostener una velocidad de 50 km/h sobre una distancia de varios kilómetros.

Descansa acostándose con su cuerpo sobre la parte superior de sus piernas dobladas. Para acostarse, se arrodilla sobre sus patas delanteras y luego baja el resto de su cuerpo. Para ponerse de pie, se pone primero de rodillas y extiende sus patas traseras para elevar sus cuartos traseros. Finalmente endereza sus patas delanteras. A cada paso, balancea su cabeza. En cautiverio duerme intermitentemente alrededor de 4,6 horas por día, principalmente por la noche. Por lo general duerme acostado, aunque se registraron casos en que duerme de pie, particularmente entre jirafas de edad avanzada. Cuando acostado, tiene breves fases intermitentes de «sueño profundo», que se caracterizan por doblar el cuello hacia atrás para descansar la cabeza sobre la cadera o el muslo, una posición que, según se cree, indica sueño paradójico. Si la jirafa quiere agacharse para beber, o bien extiende lateralmente sus patas delanteras, o dobla sus rodillas. Las jirafas probablemente no serían buenos nadadores porque sus largas piernas serían muy engorrosas en el agua, aunque es posible que puedan flotar. Al nadar, el tórax se lastraría por el peso de las patas delanteras, por lo que sería difícil que el animal pueda mover su cuello y sus piernas en armonía o mantener su cabeza por encima de la superficie del agua.

Cuello

La jirafa tiene un cuello muy alargado que puede alcanzar hasta 2 m de longitud y que representa la mayor parte de la altura vertical del animal. La longitud del cuello es el resultado de un alargamiento desproporcionado de las vértebras cervicales, y no se debe a vértebras adicionales. Cada vértebra cervical tiene una longitud de más de 28 cm. Representan 52-54% de la longitud de la columna vertebral de la jirafa; en comparación, un 27-33% es típico de los grandes ungulados similares, incluyendo el más cercano pariente vivo de la jirafa, el okapi. El alargamiento del cuello ocurre principalmente después del nacimiento, ya que las hembras tendrían dificultades de dar a luz a crías con las mismas proporciones del cuello que las jirafas adultas. La cabeza y el cuello son sostenidos por un ligamento nucal y músculos grandes que están anclados por largas espinas dorsales en la vértebra torácica anterior, dando al animal una joroba.

Jirafa 7
Las vértebras del cuello tienen rótulas. La articulación atlas–axis (C1 y C2) en particular permite que la jirafa puede inclinar la cabeza verticalmente para alcanzar las ramas más altas con la lengua. El punto de articulación entre las vértebras cervicales y torácicas de las jirafas ha sido desplazado hacia la primera y segunda vértebra torácica (T1 y T2), a diferencia de la mayoría de los demás rumiantes, donde la articulación se encuentra entre la séptima vértebra cervical (C7) y T1. Esto permite que C7 contribuye directamente al aumento de la longitud del cuello y ha dado lugar a la sugerencia de que T1 es realmente C8, y que las jirafas añadieron una vértebra cervical adicional. Sin embargo, esta proposición no es generalmente aceptada, dado que T1 tiene otras características morfológicas, tales como la articulación de una costilla, considerado diagnóstico de vértebras torácicas, y porque las excepciones al límite de siete vértebras cervicales entre los mamíferos suelen caracterizarse por un aumento de anomalías neurológicas y enfermedades.

Existen dos hipótesis principales sobre el origen evolutivo y la conservación de la elongación en el cuello de la jirafa. La «hipótesis de la competición entre ramoneadores» fue originalmente sugerida por Charles Darwin, y solo recientemente fue cuestionada. Esta hipótesis sugiere que la presión competitiva entre los ramoneadores más pequeños, como kudu, steenbok e impala, alentó a la elongación del cuello en la jirafa, ya que permitió acceso a alimentos fuera del alcance de especies competidoras. Esta ventaja es real, considerando que las jirafas se alimentan de follaje hasta una altura de 4,5 m, mientras que los competidores más grandes, como el kudú, solo logran ramonear hasta una altura de 2 m. También existen investigaciones que sugieren que hay una intensa competencia entre ramoneadores en los niveles más bajos, y que las jirafas se alimentan de forma más eficiente (ganando más biomasa de hojas con cada bocado) cuando se alimentan en las partes altas del dosel. Sin embargo, los científicos no están de acuerdo acerca del tiempo que las jirafas dedican a alimentarse a niveles más allá del alcance de los demás ramoneadores, y un estudio de 2010 encontró que las jirafas adultas con cuellos más largos incluso sufrieron tasas de mortalidad más altas durante sequías que sus contrapartes con cuellos más cortos. Este estudio sugiere que para mantener un cuello más largo se requiere más nutrientes, lo que pone las jirafas con cuellos largos en riesgo durante un periodo de escasez de alimentos.

La segunda teoría principal, la hipótesis de la selección sexual, propone que los largos cuellos evolucionaron como una característica sexual secundaria, ya que confiere una ventaja a los machos durante los combates con los cuellos mediante los cuales se establece el dominio entre los machos rivales, lo que permite obtener acceso a las hembras sexualmente receptivas. El hecho de que los cuellos son más largos y más pesados en los machos que en las hembras de la misma edad, y que los machos no utilizan otras formas de combate, parece apoyar esta teoría. Sin embargo, una objeción es que la teoría no explica por qué las hembras también tienen cuellos largos.

Sistemas internos

En los mamíferos, el nervio recurrente laríngeo izquierdo es más largo que el derecho; en la jirafa es más de 30 cm más largo. Estos nervios son más largos en la jirafa que en cualquier otro animal vivo; el nervio izquierda tiene una longitud de más de 2 m. Cada célula nerviosa en esta conducción se inicia en el tronco cerebral y pasa por el cuello a lo largo del nervio vago, y luego se ramifica en el nervio recurrente laríngeo que pasa de nuevo por el cuello hasta la laringe. Por lo tanto, estas células nerviosas tienen una longitud de casi 5 m en las jirafas más grandes. La estructura del cerebro de una jirafa se asemeja a la del ganado doméstico. La forma del esqueleto solo permite un volumen de pulmón pequeño en relación a su masa. Su largo cuello le da una gran volumen de espacio muerto, a pesar de su estrecha tráquea. Estos factores aumentan la resistencia al flujo de aire. No obstante, el animal puede suministrar suficiente oxígeno a sus tejidos.

El sistema circulatorio de la jirafa tiene varias adaptaciones para su gran altura. Su corazón, que puede pesar más de 11 kg y que mide aproximadamente 61 cm de largo, debe generar aproximadamente el doble de la presión sanguínea requerida para un ser humano para mantener el flujo de sangre al cerebro. Por lo tanto, la pared del corazón puede ser tan gruesa como 7,5 cm. A 150 latidos por minuto, la jirafa tiene un pulso cardíaco inusualmente alto para su tamaño. En la parte superior del cuello, un sistema de regulación de la presión, conocido como rete mirabile, previene el exceso del flujo de sangre al cerebro cuando la jirafa baja su cabeza. Las venas yugulares también contienen varios (por lo general siete) válvulas para prevenir que la sangre fluya hacia la cabeza desde la vena cava inferior y aurícula derecha, cuando la jirafa baja la cabeza. En cambio, los vasos sanguíneos en las piernas inferiores están bajo gran presión (debido al peso del fluido que está presionando hacia abajo). Para resolver este problema de sobrepresión, la piel de las extremidades inferiores es espesa y apretada; esta adaptación previene un exceso de sangre en las patas.

La jirafa tiene músculos esofágicos inusualmente fuertes para poder regurgitar alimentos del estómago hasta el cuello y en la boca para rumiar. Al igual que otros rumiantes, tiene un estómago de cuatro cámaras, de las cuales la primera está adaptada a su dieta especializada. Los intestinos de la jirafa tienen una longitud de 80 m y la proporción entre el intestino pequeño y grueso es relativamente pequeña. El hígado es pequeño y compacto. Una vesícula biliar está generalmente presente durante la vida fetal, pero puede desaparecer antes del nacimiento.

Lengua de la Jirafa

Lengua jirafa

Lengua de Jirafa

Es fuerte, al punto de poder envolver grandes ramas y arrancarlas. Es resistente, lo cual le ayuda para quebrar gruesas espinas. Y es manejable, tanto que la usa para limpiarse las orejas y poder oír mejor. Y aunque es negra, larga, fuerte, resistente y manejable, jamás mete en líos a su dueña, porque la jirafa es muda, debido a que carece de cuerdas vocales.

La lengua de una jirafa es de color negro y mide ni más ni menos que entre 50 y 55 centímetros, lo que le sirve no sólo para alcanzar las hojas más lejanas y obtener una sabrosa recompensa alimenticia, sino incluso para limpiarse las orejas.

Reproducción

La reproducción es largamente polígama: unos machos mayores se aparean con las hembras fértiles. Los machos evalúen la fertilidad probando la orina de la hembra para detectar estro en un proceso de varios pasos conocido como la respuesta Flehmen. Los machos prefieren hembras adultas jóvenes en vez de hembras menores o adultas mayores. Cuando detecta a una hembra en celo, el macho intentará cortejarla. Durante el cortejo, el macho dominante mantendrá a distancia a los machos subordinados. Durante la cópula, el macho se coloca en sus piernas traseras con la cabeza arriba y sus patas delanteras descansando en los flancos de la hembra.

Aunque por lo general son silenciosas y no vocales, las jirafas pueden utilizar varios sonidos para comunicarse entre ellas. Durante el cortejo, los machos emiten toses fuertes. Las hembras llaman sus crías con mugidos. Los terneros emiten resoplidos, balidos, mugidos y sonidos parecidos a maullidos. Las jirafas también producen sonidos como roncas, siseos, gemidos y silbidos; a largas distancias se comunican entre ellas utilizando infrasonido.

Gestación, nacimiento y cuidado parental

Cria de jirafa

Cría de Jirafa

La gestación de una jirafa dura entre 14 y 15 meses; nace una sola cría. La madre da a luz de pie y el saco embrionario se rompe cuando el bebé cae al suelo. Las jirafas recién nacidas miden cerca de 1,80 metros. A las pocas horas de haber nacido, las crías pueden correr y no se distinguen de una cría de una semana de edad. De todas formas, por las primeras dos semanas, estas pasan la mayor parte del tiempo recostadas, resguardadas por su madre.

A las pocas horas de nacer, la cría puede correr y es casi indistinguible de un ternero de una semana de edad. Sin embargo, durante las primeras 1 a 3 semanas, pasa la mayor parte del tiempo escondiéndose; el patrón de su pelaje proporciona un camuflaje adecuado. Dentro de pocos días después de nacer se ponen erectos los osíconos, que permanecieron planas mientras estaba en el útero.

Las hembras con crías suelen agruparse en menadas de crías, ramoneando y moviéndose juntas. Ocasionalmente, algunas hembras en una menada de crías pueden dejar a sus crías con otra hembra mientras se alimentan y beben en otro lugar. Esto se conoce como «guardería de jirafas». Los machos adultos no desempeñan un papel notable en la crianza de los jóvenes, aunque parecen tener interacciones amistosas.

Jirafa 8

Los terneros están en riesgo de depredación, y una hembra permanecerá encima de su ternero y dará patadas al depredador que se acerca. Las hembras que vigilan los terneros en una guardería de jirafas solo alertarán a sus propias crías si detectan una perturbación o peligro, aunque los demás terneros se darán cuenta y la seguirán también. El vínculo entre la hembra y su cría varía, aunque puede durar hasta el siguiente parto. Así mismo, los terneros pueden mamar por tan solo un mes o hasta un año. Las hembras alcanzan la madurez sexual cuando tienen cuatro años de edad, mientras que los machos maduran a los cuatro o cinco años. Sin embargo, los machos tienen que esperar hasta que tengan por lo menos siete años para ganar la oportunidad de aparearse.

Sólo del 25 al 50 por ciento de las jirafas llegan a la adultez; aquellas tienen un promedio de vida de entre 20 y 25 años.

Alimentación

El régimen alimenticio de la jirafa armoniza con su conformación física; come las hojas de los árboles para lo cual le sirve su larga lengua. Las que viven en el sur de África prefieren las ramas y hojas que tienen espinas, porque sus labios y su lengua son insensibles.Cuando se nutre con alimentos frescos y jugosos puede permanecer mucho tiempo sin agua, pero en las épocas de sequía recorre varios kilómetros para abrevar en las lagunas pantanosas o en las charcas.

Jirafa comindo

Jirafa comiendo

El alimento favorito de la jirafa es la Acacia, una especie de árbol que crece en la sabana africana, siendo un animal altamente selectivo en lo que come cuando tiene alimento para elegir. A pesar de esto en caso de necesidad no tiene problema en adaptarse a otros alimentos. También consume otro tipo de árboles así como hierbas. Para beber agua y alimentarse con hierbas la jirafa debe agacharse lo que la coloca en una posición vulnerable. La lengua de la jirafa así como su aparato digestivo adaptado, le permite alimentarse con vegetales espinosos, los cuales digiere sin ningún tipo de problema. La jirafa pasa alimentándose casi todo el día, pudiendo llegar a comer 65 kilos de vegetales. La jirafa al igual que las vacas es un animal rumiante, cuenta con 4 estómagos y su digestión es similar a la del resto de los rumiantes (la digestión toma un tiempo relativamente largo)

Comportamiento

Jirafa 9
La jirafa es un animal que no es territorial y vive en grupos de aproximadamente entre 15 y 20 individuos, a pesar de ello no existe jerarquía ni coordinación en las actividades de la manada. También la composición de estas manadas es variable, algunas jirafas cambian de manada en determinadas ocasiones. Las jirafas son animales tímidos, prefieren huir antes que enfrentarse a los posibles depredadores, principalmente los leones, pero en caso de verse acorraladas o defendiendo a sus crías, las jirafas dan pelea, principalmente mediante patadas, que debido al tamaño de este animal suelen ser mortales o muy dañinas para sus eventuales enemigos. Debido a su altura la jirafa tiene un rango visual extremadamente alto, por lo cual puede descubrir muy fácilmente a cualquier amenaza que se acerque.

En caso de huir la jirafa es una animal muy veloz pudiendo alcanzar velocidades de hasta 60 kilómetros por hora. Los machos también suelen enfrentarse entre si en peleas. Las jirafas, contrariamente a lo que la mayoría de la gente piensa, cuentan con un rudimentario sistema de comunicación similar a los mugidos de las vacas con el cual se alertan mutuamente de virtuales amenazas y además les sirve para localizar a sus crías en caso de haberlas perdido de vista.

Jirafa 10
A pesar de lo que se cree la jirafa suele echarse para dormir, pero estos periodos de sueño son muy breves, no superando los 20 minutos de duración.

Enemigos naturales

Mientras que las jirafas adultas son demasiado grandes para ser atacadas por la mayoría de los depredadores, las más jóvenes pueden ser presa de leones, leopardos, hienas y perros salvajes.

Hábitat

Originalmente habitaba en las sabanas de las regiones meridionales y centrales de África, incluyendo la zona subsahariana, aunque la actividad humana la fue relegando de muchos sectores que ocupaba todavía ocupa extensas zonas.

Subespecies

Artículo principal: Subespecies de Jirafas

Se reconocen 9 subespecies diferentes.

Estado de conservación

Jirafa 14
La jirafa fue clasificada como una especie bajo Preocupación Menor por la UICN, ya que sigue siendo numerosa. Sin embargo, ha sido extirpada en gran parte de su área de distribución histórico incluyendo Eritrea, Guinea, Mauritania y Senegal. También puede haber desaparecido de Angola, Malí y Nigeria, aunque fue introducida en Ruanda y Suazilandia. Dos subespecies, la jirafa de África Occidental y jirafa de Rothschild, fueron clasificadas como en peligro de extinción, porque solo quedan unos cientos de ejemplares en estado salvaje.

En 1997, Jonathan Kingdon sugirió que la jirafa nubiana era la más amenazada de todas; Es posible que contaba menos de 250 ejemplares en 2010, aunque esta estimación es incierta. Las reservas de caza privada contribuyeron a la conservación de las poblaciones de jirafas en África meridional. Giraffe Manor es un conocido hotel de Nairobi, que también sirve como santuario para las jirafas de Rothschild. Actualmente la jirafa es una especie protegida en la mayor parte de su área de distribución. En 1999 se estimó la población en estado salvaje en más de 140.000 jirafas, pero las estimaciones para el año 2010 indicaron que este total había disminuido a menos de 80.000.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar